El Vaticano alberga una gran cantidad de museos, teniendo una gran colección de obras añadidas en museos como el de Santa Sede. Este fue inaugurado en el año 1973, logrando tener como objetivo el poder conectar la iglesia con el arte más actual.

Esta relación fue sumamente estrecha, sobre todo con el Renacimiento y el Barroco, situación que con el tiempo comenzó a distanciarse llegando a ser similar a dos mundos donde no parece ser simple poder dialogar.

Sin embargo, esta iniciativa fue un nuevo paso en el imperio vaticano, logrando apreciarse grandes obras del arte contemporáneo de artistas famosos como fueron Gaguin, Fontana, Giacometti y Van Gogh.

Mejores obras de arte del vaticano

El vaticano alberga una gran cantidad de obras y colecciones de arte que se basaron en el estilo contemporáneo, por lo tanto, hemos enumerado algunas de las obras más relevantes de toda todo el vaticano:

La Piedad, Van Gogh

Tal y como se aprecia en la colección de arte del vaticano, el estilo contemporáneo se apodero en gran parte de los Museos Vaticanos, teniendo como un gran icono al Vicente van Gogh, ya que una de las principales obras reconocidas fue “La piedad”, el momento en donde se aprecia la Virgen recogiendo el cuerpo sin vida de Jesucristo.

Es una de las tantas obras que ha representado este momento, siendo las originales de Miguel Ángel, cuya piedad se encuentra en la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

Es una de las versiones más parecidas que puedan encontrarse. Aunque, no es el caso de Van Gogh, ya que siempre se mantuvo fiel a su estilo, haciéndolo con su versión inimitable.

Relieve en madera, Gauguin

En la sala donde se encuentra la pintura de “Piedad” también puede hallarse la pieza de madera realizada por Gauguin, quien trabajo bajo un relieve. Si se aprecia desde la lejanía, incluso a la distancia, puede parecer tan solo un trozo de madera.

Sin embargo, si nos acercamos, podemos apreciar una pequeña figura de un bebe que parece estar llorando y moviéndose, haciendo parecer que se acomoda para salir de la prisión de madera.

Ida de Giacometti

Alberto Giacometti fue uno de los principales artistas que pertenecieron a la primera mitad del siglo XX. Tuvo una gran mente que se dedicaba al arte y al perfeccionismo en todas sus obras. Sin embargo, siempre parecía insatisfecho. Cuando Giacometti terminaba una obra, siempre veía los desperfectos en ellas. Era por ello, que cada uno de los encargos que salían de su taller lo dejaban un tanto frustrado.

Dentro de la sección del Vaticano se pueden apreciar obras como Ida, una de las esculturas realizadas por el joven Giacometti, quien se encontraba regresando a Suiza desde Paris, donde había estudiado arte en las mejores escuelas.

Alberto le pidió a Ida, una de las chicas que trabajaba para en el tareas domésticas que posara para él, dando paso a esta obra.

Mano del crucifijo, de Renato Guttuso

En esta pintura de Gatusso podía apreciarse todo el misterio de una colección. Era una obra que representaba la mano de cristo que sostenía una cruz con un estilo diferente. Contenía una gran explosión de colores y sensaciones que salpicaban alrededor de la retina de quienes observaban.

Gattuso tomo como inspiración para sus obras otras presentaciones de artistas. Era una forma que tenía para poder rendirles tributo, siendo una de sus obras en concreto la referencia de la obra de Matthias Grünewald.